Uno Dos Tres Cuatro Cinco Seis
  • Cuando nos toca recular...
    Febrero 2015

    Cali
    ¿Qué estarán pensando los aficionados, pero, particularmente aquellos periodistas, que desde diferentes medios, lanzaron cantidad de improperios a los jugadores y cuerpo técnico de la selección nacional, donde parecía que ya ninguno servía, luego de la derrota ante Venezuela? Y… ¿después de esta victoria con categoría frente a Brasil?

    Como lo manifesté el domingo luego de concluido el juego, inclusive, está registrado en algunos “trinos”, ¡simplemente!, peor no se puede jugar. Colombia pagó y, muy caro la no continuidad como titulares, de algunos de sus jugadores en sus diferentes clubes, como: Zapata, Zúñiga, Armero, Valencia, Cuadrado y Falcao. Era imposible que no repercutiera en el equipo, cuando más del cincuenta por ciento, no venían haciéndolo regularmente.

    ¿Quizá, no pudieron tener una mala tarde? Hay veces que las cosas no salen como uno quiere ni las ha planificado y no solo en el fútbol, en cualquier actividad. Quien no ha experimentado en su trabajo, que un día cualquiera no está tan fluido ni suelto para realizar sus labores, y puede no estar enfermo, solo que son cosas que a todos nos pasan.

    Es que al fútbol se le ha querido mirar diferente, y no es más que un deporte donde intervienen seres humanos que, pueden tener malos días.

    Ahora, esas expresiones las pueden tener los aficionados, pero, ¿¡los periodistas?!, la mayoría con mucho recorrido, además, algunos medios cuentan con técnicos y exjugadores que tienen toda la experiencia en los campos de juego.

    ¿En donde radicó el cambio contra Brasil? En la inteligencia o el sentido común de Pekerman, al no realizar muchas sustituciones y llenar de confianza a aquellos jugadores que no venían actuando en sus equipos, más un agregado, la motivación. Ahí estuvo la clave.

    También, sabiendo que no se cuenta con mucho tiempo para trabajar, tenía que acudir a la memoria táctica de sus dirigidos y reforzar más que todo, los conceptos defensivos.

    Por eso se pudo apreciar un funcionamiento totalmente opuesto, al del día de la derrota, siendo equilibrados, más seguro en defensa, dejando pocos espacios, concentrados, con un gran respaldo de los volantes internos a sus laterales y marcadores, con doblajes de marca y desde luego, presionando arriba la salida del Brasil.

    Claro que esto no hubiera sido posible, si los jugadores no están plenos, cosa que por tratarse de seres humanos, no siempre sucede.

    Sobre Falcao, es a quien más se le debe tener paciencia, porque estas lesiones recordemos, necesitan de por lo menos de año y medio para que el deportista se recupere completamente, tanto en lo físico como en lo sicológico, que es la parte complicada. Y la mejor manera de recuperarse es jugando para adquirir nuevamente confianza, para lograr alcanzar su condición futbolística.

    Pues hay que destacar el trabajo de la selección el pasado miércoles y en especial de Carlos Sánchez, que fue la figura del partido.

    Bueno, solo quiero llamar a la reflexión porque a veces somos más pasionales que los mismos aficionados y, que ese equilibrio que le pedimos a los equipos, lo tengamos nosotros en nuestros medios.

    Hasta la próxima.

    YECID CORREDOR ACOSTA
    Periodista Acord - Bogotá