Uno Dos Tres Cuatro Cinco Seis
  • El maltrato e irrespeto que debe soportar un deportista en Colombia
    28 Agosto 2015

    maltrato
    “No le quites un hueso a un perro, un juguete a un niño, ni a un hombre una ilusión”

    Otro caso que demuestra plenamente que, la manera en que la dirigencia deportiva maneja la actividad, no es más que el reflejo de la forma en que los dirigentes políticos manejan el país.

    Hay tantos ejemplos, pero, solo voy a citar dos. En los Juegos Olímpicos de Barcelona 92, Zorobabelia Córdoba no pudo competir porque no inscribieron su nombre en una lista que debían pasar a la organización y, después de un largo tiempo de preparación inclusive de imponer un registro iberoamericano y cuando se encontraba en Sevilla España, le tocó regresarse gracias a nuestros “brillantes” directivos.

    El otro caso sucedió hace apenas algunos días. La atleta Evelis Aguilar, quien ostenta la marca nacional de heptatlon, campeona suramericana, además, había batido el registro que por veintidós años mantuvo Zorobabelia Córdoba, ¡que coincidencia!, no pudo participar en los mundiales que se celebran en China, porque simplemente no alcanzó a llegar a tiempo. ¡Si, aunque resulte increíble fue así!

    Siendo la primera que competiría, fue de las últimas en viajar y, luego de sortear múltiples inconvenientes en territorio estadounidense junto a su entrenador, llegó el mismo día de la competencia. Además, ¿por qué tuvo que viajar a Estados Unidos? ¿Qué pretendía la Federación, ahorrarse unos pesos?

    Es inconcebible que se eche por tierra, los sueños, las ilusiones, toda la preparación y el trabajo de tanto tiempo de un deportista, por la negligencia, mediocridad e ineptitud de nuestros directivos.

    Acaso, ¿no deben viajar los atletas con un tiempo prudencial, aclimatarse, realizar algunos entrenamientos? Especialmente, hoy que se cuenta con patrocinio tanto oficial como privado.

    ¿No es una falta de consideración y respeto, con quienes le dan lustre al deporte colombiano? En un país donde las cosas se manejaran de un modo diferente, esto no sucedería y de acontecer, tendría un costo político.

    Da tristeza, ver que en los grandes medios no se haya realizado una investigación y una amplia difusión de este hecho. He notado muy silenciosos a los colegas, en este caso.

    Ahora, estoy seguro de que después de esta medalla de oro de Caterine, esta “excelente” dirigencia va a empezar a desfilar por los diferentes medios de comunicación, sacando pecho por este logro, pero, de ese mismo modo ¿saldrá a poner la cara por lo acontecido con Evelis Aguilar?

    ¿Y Coldeportes, el Comité Olímpico Colombiano, la Federación de Atletismo? No los he escuchado pronunciarse.

    Recuerden: “No le quites un hueso a un perro, un juguete a un niño, ni a un hombre una ilusión”.

    Evelis, para adelante, esto es simplemente un tropezón. Recuerde, los deportistas siempre serán más grandes, que nuestros mediocres dirigentes. ¡Ánimo!

    Hasta luego.

    YECID CORREDOR ACOSTA
    Periodista Acord-Bogotá